Skip to content

Cáncer de mama: diagnóstico y tratamiento

cancer de mama

Cáncer de mama: diagnóstico y tratamiento

El cáncer de mama corresponde a la neoplasia (la neoplasia es una formación anormal en alguna parte del cuerpo de un tejido nuevo de carácter tumoral, benigno o maligno) más común en la mujer, y es la primera causa de muerte por neoplasia en mujeres mayores de 25 años.  

El grupo de edad principalmente afectado es de 40 a 59 años y mayores de 70 años.

Existen diversos factores de riesgo asociados al desarrollo de esta neoplasia, entre los cuales se reconocen el género femenino, edad con un aumento de incidencia por encima de los 45 años, aumento de índice de masa corporal, la exposición prolongada a estrógenos, menarca temprana (la menarquia ​es el día en el cual se produce el primer episodio de sangrado vaginal de origen menstrual, o primera hemorragia menstrual de la mujer) y menopausia tardía, paridad tardía, nuliparidad, uso de terapia de reemplazo estrogénico, uso de anticonceptivos orales, factores genéticos e historia familiar, así como historia personal de patología mamaria benigna, específicamente lesiones con características proliferativas.

Las formas de presentación pueden ser variables, desde hallazgos mastográficos en mujeres asintomáticas que se realizan el estudio como tamizaje, un tumor palpable dentro de la exploración física, un tumor autodetectado, metástasis axilares o incluso metástasis a distancia. En las pacientes embarazadas principalmente se asocia el tipo inflamatorio.  Generalmente en las pacientes mexicanas se encuentra un tumor voluminoso, que puede asociarse a cambios cutáneos, enfermedad axilar o a distancia.

El tamizaje se recomienda con mastografía anual, examen clínico y autoexploración a partir de los 40 años de edad.

El diagnóstico finalmente requiere auxiliares diagnósticos con los cuales la mastografía permite evaluar el número y tamaño de las lesiones y detectar lesiones contralaterales, es así como permiten la realización de biopsias guiadas.

En casos como mamas densas, embarazo  o pacientes en las cuales no se encuentren lesiones palpables, se puede realizar una resonancia magnética. Se requiere la corroboración histológica, para lo cual se pueden realizar biopsias con aspiración por aguja fina, biopsia con aguja de corte y biopsias guiadas por marcaje. En casos seleccionados se debe realizar biopsia excisional para llegar al diagnóstico.

Dentro de la etapificación para cáncer de mama se utiliza el sistema TNM (la clasificación TNM de tumores malignos es un estándar reconocido a nivel mundial para clasificar el grado de propagación del cáncer) en el cual se evalúa el tamaño tumoral, la presencia y número de ganglios axilares y la presencia de enfermedad metastásica.

El tratamiento del cáncer de mama es multidisciplinario, generalmente considerando la cirugía como piedra angular del mismo para control local de la enfermedad, quimioterapia  para el manejo de la enfermedad sistémica potencial o probada, y la radioterapia para mejorar el control local de la enfermedad.

Actualmente, dentro del tratamiento quirúrgico se busca ofrecer tratamiento conservador o mastectomía, con el objetivo final de extirpar completamente el tumor. La quimioterapia puede ser utilizada previo al tratamiento quirúrgico, posterior al mismo, o en pacientes con enfermedad metastásica que no puedan ser llevadas a tratamiento quirúrgico.

Respecto a la radioterapia se utiliza para disminuir el riesgo de recaída a la mama.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *