Skip to content

¿Hay diferencias entre un carcinoma, un melanoma y un sarcoma?

carcinoma

¿Hay diferencias entre un carcinoma, un melanoma y un sarcoma?

Es importante saber diferenciar entre lo que es un carcinoma, un melanoma o un sarcoma, esto con la finalidad de poder conocer los síntomas, diagnóstico, tratamientos y factores de riesgo que presenta cada padecimiento.

Existen dos principales tipos de cáncer de piel: el melanoma y el carcinoma, este último puede ser basocelular o epidermoide. Este tipo de padecimientos no son iguales y presentan un nivel de gravedad distinto. Su principal diferencia es que el carcinoma normalmente no se propaga a otros órganos, no obstante, sí puede crecer e invadir tejidos cercanos.

¿Qué es el carcinoma basocelular?

Es el tipo de cáncer de piel más frecuente, este comienza en las células basales, las cuales se encuentran en la parte inferior de la epidermis (capa exterior de la piel) y producen las células cutáneas nuevas a medida que las viejas mueren.

Causas, síntomas y factores de riesgo

Este padecimiento se presenta cuando una de las células basales de la piel sufre una mutación en su ADN, esta mutación provoca que una célula basal se multiplique rápidamente y continúe creciendo, en vez de morir. La acumulación de estas células anormales puede formar un tumor canceroso.

Este tipo de cáncer puede presentarse mediante la aparición de un bulto blanco perlado, de color piel o rosado; una lesión de color marrón, negro o azul; una mancha plana, escamosa y rojiza; una lesión blanca, cerosa y similar a una cicatriz.

Los factores que incrementan el riesgo de padecer carcinoma basocelular son:

  • Exposición solar crónica
  • Edad (mayores de 50)
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel
  • Exposición al arsénico
  • Fármacos inmunosupresores

Diagnóstico y tratamiento

Se puede llevar a cabo un examen de piel, o bien, una biopsia de piel para analizarla, esto con la finalidad de valorar cualquier bulto o cambio en la piel.

Dentro de las opciones para tratar este padecimiento se encuentran:

  • Electrodesecación y curetaje
  • Escisión quirúrgica
  • Congelación
  • Cirugía de Mohs

¿Qué es el carcinoma epidermoide?

Es aquel que se forma en las células escamosas que componen la capa media y externa de la piel. Este tipo de cáncer no suele ser potencialmente mortal, sin embargo, en algunos casos puede llegar a ser agresivo y, si no se trata adecuadamente, puede llegar a propagarse hacia otras partes del cuerpo.

Causas, síntomas y factores de riesgo

Este se produce cuando presenta errores el ADN de las células escamosas planas y delgadas que se encuentran en la capa externa de la piel. Normalmente, las células nuevas desplazan a las viejas hacia la superficie de la piel, donde mueren y se descaman. Al presentarse errores en el ADN, este proceso se ve afectado y provoca que las células se extiendan sin control.

Los signos que el carcinoma epidermoide puede presentar son: una llaga o úlcera plana con costra escamosa, una llaga nueva o un área elevada sobre una cicatriz o úlcera anterior, una zona áspera y escamosa en el labio que puede convertirse en una llaga abierta y una llaga similar a una verruga cerca o dentro del ano, o en los genitales.

Los factores que incrementan el riesgo de padecer carcinoma epidermoide son:

  • Demasiada exposición al sol
  • Uso de camas solares
  • Antecedentes de quemaduras de sol
  • Antecedentes personales de cáncer de pie
  • Sistema inmunitario débil
  • Trastorno genético poco frecuente

Diagnóstico y tratamiento

Las pruebas y procedimientos que se pueden realizar para detectar este tipo de cáncer son a través de una exploración física y la extracción de una muestra de tejido para analizarlo.

Dentro de los métodos para tratar este padecimiento se encuentran:

  • Electrodisecación y raspado
  • Terapia láser
  • Terapia fotodinámica
  • Escisión simple
  • Radioterapia
  • Cirugía de Moh

¿Qué es el melanoma?

Es el cáncer de piel más peligroso, este se forma en las células que producen melanina (melanocitos), los cuales le dan color a la piel. Es importante mencionar que también se puede presentar en los ojos e incluso en órganos internos, como los intestinos.

Causas, síntomas y factores de riesgo

Aunque no hay una causa en específico que provoque este padecimiento, la exposición a la luz solar (radiación ultravioleta UV), lámparas y camas solares, aumentan el riesgo de padecer melanoma.

Los principales signos que el melanoma presenta son: un cambio en un lunar existente y la formación de un bulto pigmentado o de aspecto inusual en la piel. Sin embargo, no siempre comienza como un lunar, también puede presentarse en la piel de aspecto normal.

Los factores que incrementan el riesgo de padecer melanoma son:

  • Antecedentes familiares de melanoma
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Tener muchos lunares o lunares inusuales
  • Antecedentes de quemaduras solares
  • Exposición excesiva a la luz ultravioleta (UV)

Diagnóstico y tratamiento

Es posible detectar el melanoma con solo observar la piel. Sin embargo, la única manera de diagnosticar este padecimiento con precisión es a través de una biopsia; esta puede ser por punción, por escisión o por incisión.

Dentro de los métodos para tratar este padecimiento se encuentran:

  • Cirugía para extraer los ganglios linfáticos afectados.
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Terapia biológica
  • Terapia dirigida

¿Qué es el sarcoma?

Es un tipo de cáncer que empieza en el hueso o en los tejidos blandos del cuerpo (como el cartílago, la grasa, los músculos, los vasos sanguíneos, el tejido fibroso u otro tejido conjuntivo). Existen distintos tipos de sarcoma –más de 70–, estos se determinan dependiendo el lugar donde se forma el cáncer.

Causas, síntomas y factores de riesgo

Este padecimiento se produce cuando suceden cambios en el ADN dentro de las células, estos provocan que las células crezcan desmedidamente en lugar de que mueran, como lo hacen las células normales. Cuando esto ocurre, estas células anormales se pueden acumular, dando como consecuencia la formación de un tumor; además, estas pueden desprenderse y metastatizarse (propagarse) a otras partes del cuerpo.

Los principales síntomas que el sarcoma presenta son una protuberancia que se siente a través de la piel (puede ser dolorosa o no), dolor de huesos, la fractura inesperada de un hueso, dolor abdominal y pérdida de peso.

Los factores que incrementan el riesgo de padecer este padecimiento son:

  • Síndromes heredados
  • Radioterapia contra el cáncer
  • Linfedema (inflamación crónica)
  • Exposición a sustancias químicas
  • Exposición a virus

Diagnóstico y tratamiento

Para poder detectar este tipo de cáncer se puede realizar una exploración física, pruebas de diagnóstico por imágenes o una biopsia (extraer una muestra de tejido para análisis).

Este padecimiento se puede tratar de distintas maneras, como son:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Terapia dirigida
  • Inmunoterapia
  • Terapia de ablación

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *