Skip to content

Biopsia de próstata guiada por resonancia magnética

Biopsia de próstata guiada por resonancia magnética

 

Es importante conocer en qué consiste una biopsia de próstata, saber por qué se realiza, qué riesgos implica y qué tipo de procedimientos existen.

 

¿Qué es una biopsia de próstata?

 

Es un procedimiento utilizado para extraer una muestra de tejido de la próstata (glándula que tienen los hombres, cuya función es producir el líquido seminal que nutre y transporta a los espermatozoides), para posteriormente analizarla en un laboratorio e identificar si existen células cancerosas.

 

¿Cuando es necesaria?

Un urólogo especializado en el sistema urinario y en los órganos sexuales masculinos, puede realizar una biopsia cuando:

 

  • Se observa un análisis del antígeno prostático específico que muestra niveles más elevados de lo normal para la edad del paciente.
  • Se ha hecho una biopsia anterior cuyos resultados eran normales, pero aún se mantienen niveles elevados de antígeno prostático específico en un paciente.
  • Hay presencia de células de tejido prostático que eran anormales, pero no cancerosas.
  • Se encuentran bultos o anormalidades durante el tacto rectal.

 

¿Qué riesgos puede haber?

Alguno de los riesgos asociados a la biopsia de próstata son:

Sangrado: Por lo general, es normal que se presente un sangrado rectal después de una biopsia de próstata.

Sangre en el semen: Es común que se observe una coloración roja en el semen. Esto puede persistir durante unas semanas después de la biopsia.

Dificultad para orinar: En algunas ocasiones puede haber dificultad para orinar después del procedimiento. 

Infección: En raras ocasiones, se puede contraer una infección de las vías urinarias o la próstata que requiere tratamiento con antibióticos.

Sangre en la orina: Por lo regular, suele ser un sangrado muy ligero.

 

Tipos de procedimientos de biopsia de próstata

Biopsia transrectal: Es el procedimiento más común. Consiste en extraer una muestra de tejido de la próstata por medio de una aguja fina que se introduce a través de la pared del recto.

 

Biopsia transperineal: Se realiza una pequeña incisión en el perineo (área del cuerpo entre el ano y el escroto), posteriormente se inserta una aguja a través del corte, para extraer una muestra del tejido de la próstata. 

 

Biopsia perineal guiada por resonancia magnética: Se realiza previamente una resonancia magnética multiparamétrica de próstata para identificar zonas sospechosas. Después, se extrae una muestra de tejido de dichas zonas para posteriormente, realizar un mapeo preciso de toda la próstata, guiados por las imágenes de la resonancia magnética a modo de GPS. Este procedimiento permite diagnosticar un 30% más de cánceres agresivos, que hubieran pasado desapercibidos por una biopsia tradicional. 

 

¡En Robotic Surgery estamos para servirte!

 

 

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *