Skip to content

Nefrectomía parcial para tumores renales

Nefrectomía parcial para tumores renales

 

Para preservar un riñón cuando hay presencia de tumores renales, es necesario realizar una nefrectomía parcial. Es por eso, que comprenderemos en el siguiente artículo, qué son los tumores renales y cómo se atienden a través de una nefrectomía parcial.

 

Información general de los tumores renales

Se producen al aparecer células cancerosas que se originan en la corteza renal. Estas células comienzan a crecer y dividirse, sobrepasando a las células normales, lo cual dificulta que los riñones funcionen de manera correcta.

 

Los tumores renales ocupan el tercer lugar por frecuencia entre los cánceres urológicos, después de los de próstata y vejiga. Por lo regular, no suelen producir signos en sus primeros estadios. Sin embargo, a medida que van avanzando, pueden comprender lo siguiente:

 

  • Fiebre que aparece y desaparece constantemente
  • Dolor en la espalda o en los costados del cuerpo
  • Sangre en la orina (color rosa, rojo o cola)
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Fatiga

 

Las pruebas y procedimientos más frecuentes para diagnosticar esta afección son:

 

Análisis de sangre y orina: Este proporciona al médico indicios de la causa de los signos y síntomas.

 

Pruebas de diagnóstico por imágenes: Permiten al médico una visión completa sobre un tumor o una anomalía en los riñones. Estas pueden ser a través de una ecografía, una exploración por tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM).

Biopsia (extracción de una muestra de tejido renal): Se extrae una pequeña muestra de células de una parte del riñón. Esta se analiza en un laboratorio para posteriormente determinar si presenta signos de cáncer.

 

Nefrectomía parcial para la extirpación del tumor renal

En este procedimiento quirúrgico el cirujano únicamente extirpa el tumor y una pequeña parte del tejido sano circundante. Este tipo de cirugía es más frecuente en personas que padecen cáncer renal en estadios iniciales; suele utilizarse más, ya que, a diferencia de una nefrectomía radical, se puede preservar la función renal y se reducen los riesgos de sufrir enfermedades renales o necesidad de diálisis. Además, en caso de tumores bilaterales, se debe considerar la técnica de elección cuando el tumor es menor de 7 cm, ya que conserva mejor la función renal.

 

La mejor manera para realizar una nefrectomía parcial es a través de la cirugía robótica, ya que es un procedimiento quirúrgico de mínima invasión, que le permite al médico realizar procedimientos delicados y complejos con mayor control, flexibilidad y precisión.

 

Las principales ventajas de la cirugía robótica para el paciente son menos dolor, menor pérdida de sangre, incisiones pequeñas y cicatrices mínimas, menor riesgo de infección, una estadía hospitalaria más corta y una mejor recuperación.

 

¡En Robotic Surgery estamos para servirte!

 

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *