Radio - Oncología

La radio–oncología es una rama de la medicina que se especializa en el tratamiento del cáncer a través del uso de radiación de alta energía, que puede provenir de Rayos X, Rayos Gamma, neutrones, protones y otras fuentes, con la finalidad de destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores.

La radioterapia se puede dividir en radioterapia de haz externo, la cual consiste en la radiación aplicada por una máquina fuera del cuerpo (acelerador lineal). Entre los tipos de radioterapia de haz externo existe la radioterapia conformacional tridimensional, la radioterapia de intensidad modulada, la terapia con haz de protones, la radioterapia guiada por imágenes y la radioterapia estereostática.

La radioterapia interna o braquiterapia es aquella donde se utilizan materiales radioactivos colocados en el cuerpo, cerca de las células cancerosas.

Entre los tipos de terapia interna podemos incluir los implantes permanentes y la radioterapia interna temporal.

Otras opciones de radioterapia son: 

  • Radioterapia intraoperatoria 
  • Radioterapia sistémica
  • Radioinmunoterapia
  • Radiosensibilizadores
  • Radioprotectores

 

Entre los objetivos de la radioterapia se encuentra destruir las células cancerosas y demorar el crecimiento del tumor, sin dañar el tejido sano cercano.

En lo general, más de la mitad de las personas con cáncer reciben algún tipo de radioterapia, ya sea como variante única así como combinada con otros tratamientos.

Es importante mencionar que durante la radioterapia de haz externo el paciente no se vuelve radioactivo, ya que la radiación permanece en la sala de tratamiento, otorgando seguridad para el paciente y su familia.

 

Sin embargo, en la radioterapia interna o braquiterapia el paciente emite radiación, por lo que se deben tomar las siguientes medidas de seguridad: no visitas al paciente de parte de mujeres embarazadas o menores de 18 años, no acercarse a menos de 1.85 mts. de la cama del paciente, y limitar la visita a 30 minutos como máximo cada día.

En los casos de la variedad de radioterapia de implante permanente, se recomienda que el paciente no tenga contacto cercano durante más de 5 minutos con niños o mujeres embarazadas, durante dos meses, ya que estos implantes siguen siendo radioactivos.